Luz para los últimos días

Luz para los últimos días - Edición de enero 2021

Covid, el Reinicio Global y el Libro del Apocalipsis 

Vivimos en tiempos extraños, con cambios que se han producido en nuestra manera de vivir en 2020 que no hubiéramos creído posibles a principios de año. Ahora nos preguntamos qué traerá el año 2021. Se nos dice que la llegada de la nueva vacuna COVID-19 ofrece luz al final de un túnel muy oscuro. En noviembre, Boris Johnson dijo: "Juntos podemos superar este invierno, suprimir el virus hasta que las vacunas vengan a nuestra ayuda y reclamar así nuestras vidas y todas las cosas que amamos". Dio a entender que esto sucedería en la primavera de 2021.  

Notamos que hay dos opiniones principales acerca de lo que ha sucedido hasta ahora:  

1. Opinión de la mayoría: Los cierres de emergencia son un régimen necesario que el gobierno utiliza para proteger la salud y la seguridad de las personas frente a un virus peligroso que nos amenaza a todos. Las vacunas representan la única solución. 

2. La opinión escéptica: Los cierres de emergencia y las vacunas son una intromisión en la libertad personal, una carga para la sociedad impuesta para protegernos de una enfermedad de la que se recupera el 99,7% de los afectados. 

Cualquiera que sea su punto de vista, casi todo el mundo está de acuerdo en que 2020 ha resultado ser un año horrible. Aparte del miedo a contraer el virus, de contraer la enfermedad o de morir, la gente ha sufrido los cierres de emergencia y bloqueos. Negocios cerrados, reuniones de amigos y con familiares restringidas, gente atrapada en casa, aislada, aburrida y solitaria. En muchos países, la gente se enfrenta a una pobreza extrema y al hambre. En los países desarrollados, la mayor parte de la vida, el trabajo, el colegio, las compras, el contacto con otros, etc., se lleva a cabo desde casa a través del ordenador y el Internet. Dependemos de las máquinas y perdemos el contacto humano, lo que lleva a la depresión, al suicidio y al alcoholismo.  

El volver a la normalidad a principios de 2021 ya no parece tan esperanzador. Mientras escribo esto, Boris Johnson ha cancelado las fiestas de Navidad para millones de personas y una nueva variante mutante del virus ha surgido. Muchas personas tienen dudas o se oponen a la vacuna y sabemos que no estará disponible para toda la población antes de finales de 2021. Nos enfrentamos un ciclo interminable de cierre, apertura temporal y nuevos cierres a medida que el virus continúa propagándose. Los titulares de los periódicos preguntan: "¿Terminará esta pesadilla?" 

Los bloqueos no han erradicado el virus. Reducen las infecciones y las muertes asociadas mientras están en vigor, pero tan solo para retrasarlas a una fecha ulterior. Se nos dice que debemos seguir la ciencia, y la ciencia se ha convertido en el gran dios al que todos debemos inclinarnos. Pero no todos los científicos y médicos están de acuerdo con la estrategia. 44.000 científicos y médicos firmaron la Declaración de Great Barrington,  

alegando que las medidas tomadas eran perjudiciales para la `` salud pública a corto y largo plazo ''. El Dr. Mike Yeadon, exjefe de investigación de Pfizer, dice que  

los asesores del gobierno en el comité Sage justifican los repetidos bloqueos mediante el uso de cifras infladas de muertes potenciales y reales a causa de la enfermedad. Sugiere que solo un pequeño porcentaje de las pruebas de PCR, en las que se basan las cifras diarias de infecciones por Covid, son fiables. El libro "Corona, False Alarm" de los doctores Karina Reiss y Sucharit Bhakdi (disponible en Amazon) ofrece más datos y cifras sobre la crisis. Afirma que el número de muertes no es mucho mayor que las muertes normales por influenza y concluye que se trata de una falsa alarma infligida al mundo con resultados desastrosos. Estos médicos también cuestionan la vacunación masiva de la población, diciendo que someter a personas sanas a una vacuna preparada apresuradamente que puede tener algunos resultados desconocidos en el futuro es un gran error. Cualquier alternativa a la línea del gobierno se suprime en los medios de comunicación, especialmente en las noticias de la BBC, y cada vez más en las redes sociales también.  

Se nos dice que escuchemos a la ciencia, pero no se nos dice que busquemos a Dios. A Dios se le ha dejado fuera de este tema, incluidos la mayoría de los líderes de la iglesia. Los arzobispos y obispos de la Iglesia de Inglaterra (anglicana) no dicen nada acerca de pedirle ayuda a Dios u organizar un día nacional de oración para pedirle ayuda en este tiempo de crisis. Cuando tienen algo que decir suele ser para hacer algún comentario de izquierda y de moda sobre el racismo, los derechos LGBT o la condena del Brexit. Con la posibilidad de muerte tan cercana, se debería aconsejar a la gente que se preparen para encontrarse con Dios, arrepintiéndose de sus pecados y poniendo su fe en el Evangelio, pero los obispos de la Iglesia de Inglaterra no dicen nada de eso, tal vez porque ellos mismos no creen en Dios. En realidad, eso es lo que Dios nos dice hoy. El primer mensaje de Jesús en el Evangelio es

«¡Por fin ha llegado el tiempo prometido por Dios! —anunciaba—. ¡El reino de Dios está cerca! ¡Arrepiéntanse de sus pecados y crean la Buena Noticia!»

Marcos 1.15  

La Biblia contiene varias secciones que describen plagas y pestilencias. Casi siempre se presentan como un juicio de Dios sobre un pueblo o un gobernante que desafía a Dios. Piense por ejemplo en el Faraón y las plagas que cayeron en Egipto debido a que quiso impedir que el pueblo de Israel saliera de su país (Éxodo 7-12). O la plaga que sobrevino a los israelitas que adoraban al becerro de oro: 'Después, el Señor envió una terrible plaga sobre ellos porque habían rendido culto al becerro que hizo Aarón..' (Éxodo 32.35). La gente dice que suena bastante duro considerar que el coronavirus es un juicio de Dios, pero el mundo de hoy sí está bajo juicio por su pecado y rebelión contra Dios. Jesús dijo que sería "como en los días de Noé" en los últimos días de esta era antes de Su regreso. En los días de Noé leemos que, debido a la maldad humana, Dios se arrepintió de haber creado el mundo. Porque 'la tierra se había corrompido y estaba llena de violencia,y 'que todo lo que la gente pensaba o imaginaba era siempre y totalmente malo..' Génesis 6.5 y 11 

Hoy vemos a la nación China donde comenzó el virus, promoviendo el ateísmo, desafiando a Dios y erigiendo imágenes a los líderes del Partido Comunista.  

Millones de cristianos que quieren adorar al Dios verdadero se enfrentan a persecución. Vemos a las naciones occidentales promoviendo todo tipo de leyes que desafían a Dios, que van en contra de la enseñanza moral de la Biblia y que crean confusión en los niños acerca de su propio género y su sexualidad. Vemos como gran parte de nuestra cultura se burla de Dios y de la Biblia, y como se suprime la palabra de Dios en los medios de comunicación, en el sistema educativo e incluso en gran parte de la iglesia oficial. Presenciamos la persecución de cristianos en gran parte del mundo musulmán y el odio de Israel y del pueblo judío en países como Irán y Turquía. Todas estas naciones han contemplado la devastación creada por el virus en sus países. Si quieren acceder a la ayuda de Dios, tendrán que arrepentirse y volver a Él. 

La Biblia contiene muchas secciones que tratan de las condiciones de la tierra durante un período conocido como ‘los últimos días’. Estas hablan de una época que depara problemas únicos para la tierra.  

Jesús habló de las señales de su regreso: '“Una nación entrará en guerra con otra, y un reino con otro reino. Habrá grandes terremotos, hambres y plagas en muchos países” (Lucas 21.10-11). En el pasaje paralelo de Mateo 24, Jesús dijo la ocurrencia de estas cosas constituirá "el principio de los dolores", es decir, la primera etapa en el escenario de ‘los últimos días’ que conducirá al tiempo de gran tribulación justo antes de Su regreso a la tierra. Durante la gran tribulación, estas cosas alcanzarán su clímax cuando los cuatro jinetes del apocalipsis cabalguen (Apocalipsis 6.1-8). En la traducción NVI leemos acerca del cuarto jinete: '"Miré, ¡y apareció un caballo amarillento! El jinete se llamaba Muerte, y el Infierno lo seguía de cerca. Y se les otorgó poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar por medio de la espada, el hambre, las epidemias y las fieras de la tierra”  (Apocalipsis 6.8). De manera que parece que las plagas son una de las señales del juicio de los últimos días que se avienen sobre la tierra durante la gran tribulación y causan muerte a gran escala. 

El Coronavirus no es esa plaga final, pero puede verse como un precursor de ella, especialmente en la forma en que se utiliza ahora para engendrar cambios radicales en nuestras vidas y en el aumento de los poderes gubernamentales para controlar a la gente.  

Al principio de la crisis, Bill Gates dijo que "la normalidad solo volverá cuando todo el mundo haya sido vacunado". El gobierno del Reino Unido ha dicho que la vacuna no será obligatoria. Sin embargo, existe la posibilidad de que se utilice como Pase de Libertad (Freedom Pass) necesario para viajar, acceder a las tiendas, al trabajo, a los lugares de ocio y a todos los espacios públicos. El ministro del gobierno, James Cleverley, ha dicho: "Millones de personas verán sus vidas "desbloqueadas" cuando reciban la vacuna contra el Covid y una tarjeta que demuestre que la han recibido. El programa de vacunación también permitirá "desbloquear" la economía británica. El titular de un periódico dice "¿Sin inyección? ¡Se te prohíbe la entrada!” después de que un ministro del gobierno dijera que algunos lugares podrían insistir en que se enseñe prueba de vacunación para permitir la entrada. Mike Cernovich en los EE. UU. ha escrito: "El gobierno no le obligará a vacunarse. Amazon lo hará. Las aerolíneas lo harán. Los bancos lo harán. No podrá comprar, vender o comerciar sin la vacuna.'' A un comité de salud en Israel se le ha dicho que el gobierno no obligará a la gente a inyectarse la vacuna, pero que si la toma, se le dará un 'estatus verde' para entrar libremente en todas las zonas verdes: “’Se te permitirá acceder a eventos culturales, a los centros comerciales, los hoteles y los restaurantes.' Quien esté vacunado podrá entrar en esas áreas verdes, esa 'zona segura', quien no lo esté, no entrará.”  

El presidente chino, Xi Jinping, dijo a los líderes mundiales en la conferencia del G20 que necesitan un "mecanismo global" que utilice códigos QR (códigos de barras en teléfonos móviles) para desbloquear los viajes internacionales. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo ya ha dicho que está desarrollando un "pasaporte digital" móvil que le diría a las aerolíneas si un viajero ha sido vacunado contra Covid. Esta misma tecnología podría implementarse para abarcar la vida social cotidiana, creando algo similar a los "certificados de salud" que ya se utilizan en China. Son aplicaciones para teléfonos móviles que proveen un código de salud estilo semáforo. El color verde permite que alguien viaje libremente, entre en las tiendas y lugares de trabajo, los códigos naranjas o rojos previenen lo mantiene fuera. Si recibe un código rojo, deberá aislarse en casa hasta que reciba el código verde. La emisión de códigos se basa en datos e información enviados a los operadores del sistema. En un estado policial como China, esto da a las personas encargadas la capacidad de controlar sus movimientos, su trabajo, sus finanzas, sus compras y ventas, lo que usted dice en las redes sociales y con quién se relaciona. Si algo así llega a desarrollarse a escala global, representaría otro paso hacia un gobierno mundial dictatorial.

El Gran Reinicio Global 

Aparte de su impacto en la salud del mundo, Covid 19 ha tenido un gran impacto en la economía mundial. Los gobiernos de todo el mundo hablan de reestructurar la sociedad después de Covid. Klaus Schwab es el presidente del Foro Económico Mundial que organiza la cumbre anual de líderes económicos, políticos y empresariales mundiales en Davos. Ha escrito un libro "Covid 19: el gran reinicio", que dice: "Esta pandemia representa una ventana de oportunidad poco común pero estrecha para reflexionar, volver a imaginar y a restablecer nuestro mundo. ... Muchas cosas cambiarán para siempre ... Un nuevo mundo surgirá ... La agitación social desatada por COVID-19 durará años, y posiblemente generaciones ... Muchos de nosotros nos preguntamos: ¿cuándo volverán las cosas a la normalidad? En pocas palabras, la respuesta es: ‘nunca’". 

'Todos los países, desde Estados Unidos hasta China, deben participar, y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben transformarse. En resumen, necesitamos un gran reinicio del capitalismo. … para que los líderes mundiales den forma al estado futuro de las relaciones globales, la dirección de las economías nacionales, las prioridades de las sociedades, la naturaleza de los modelos de negocio y la gestión de unos intereses comunes globales.'  

El nuevo orden previsto por Schwab abarcará al mundo entero y, por lo tanto, dice que 'solo se logrará a través de alguna forma de gobernanza global eficaz.'.' Dice que esto creará 'un nuevo contrato social que honre la dignidad de cada ser humano.' En otras palabras, 'el Gran Reinicio' es un plan actualizado para el Nuevo Orden y el gobierno mundial. 

También ha enfatizado la relación entre la crisis de Covid y el "Green New Deal": 'A primera vista, la pandemia y el medio ambiente pueden parecer parientes lejanos, pero están mucho más cerca y más entrelazados de lo que pensamos.' Uno de los vínculos entre ambos temas es el temor que generan en la gente como acontecimientos que puedan destruir nuestras vidas (Covid o el calentamiento global), a menos que la 'gobernanza global' intervenga y nos salve. 

Admite que la crisis Covid no requería una respuesta tan dura como la que hemos proporcionado, pero que ha demostrado ser un trampolín útil hacia la siguiente fase del plan para controlar la actividad humana y promover la "gobernanza global". Dice que necesitamos un gobierno que trabaje para eliminar las emisiones de carbono (carbón, gas, petróleo) y así salvar al mundo del calentamiento global. En esto cuenta con el acuerdo de muchos líderes mundiales, entre ellos Kristalina Georgiava, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), y también del secretario general de la ONU, Antonio Guterres. El jefe de gobierno del Reino Unido Boris Johnson, la jefa de la UE, Ursula von der Leyen, el presidente entrante de EE. UU. Biden, los líderes de Canadá, Nueva Zelanda y Australia, están haciendo declaraciones que demuestran que piensan de manera muy similar. 

El secretario general de la ONU, Guterres, ha dicho: 'Nuestro planeta está quebrado’ y ha culpado a la humanidad de librar 'una guerra suicida contra el mundo natural'. También ha anunciado que el objetivo central de la ONU en 2021 será construir una coalición global en torno a la necesidad de reducir las emisiones al cero neto. El cero neto se refiere a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (quema de petróleo, gas y carbón) en la medida de lo posible. Si no hacemos esto, dice, la tierra está condenada.  

Curiosamente, así como hay escépticos que cuestionan la ciencia detrás de los cierres de emergencia, también hay escépticos del cambio climático que cuestionan la ciencia que subyace a la teoría del calentamiento global. Señalan que el clima es una entidad enormemente compleja y que la quema de combustibles fósiles solo crea una pequeña diferencia en el panorama general. Los modelos informáticos que predicen un aumento de cuatro grados en la temperatura durante el próximo siglo son tan defectuosos como los modelos informáticos que predijeron 500.000 muertes por Covid en el Reino Unido. Los principales impulsores del clima son el sol, las corrientes oceánicas y la dirección del viento. Podemos decir por la historia que hubo momentos en el pasado en que el clima era más cálido que ahora (el Período Cálido Medieval alrededor del año 1300) y momentos en los que era más frío (la Pequeña Edad de Hielo que comenzó en 1650 y duró de alguna forma hasta 1850). Ninguno de estos fue causado por humanos quemando combustibles fósiles. Según estudios recientes sobre el comportamiento del sol, es bastante probable que el mundo sufra un enfriamiento global y no un calentamiento en tiempos próximos. Para obtener más información sobre este tema, recomiendo el sitio web de Electroverse (https://electroverse.net/) y este artículo ‘Anthropogenic Global Warming (AGW) — a biblical and scientific approach to climate change’ escrito por Don Batten (https://creation.com/spanish/). 

Klaus Schwab quiere que su reinicio global se ocupe de los problemas causados por Covid 19 y el calentamiento global a través de algo que se ha llamado la ‘Cuarta Revolución Industrial’. Él dice que esto traerá enormes beneficios a la humanidad usando la IA (Inteligencia Artificial) para cambiar el comportamiento humano: 'La escala y la amplitud de la revolución tecnológica en desarrollo marcarán el comienzo de cambios económicos, sociales y culturales de proporciones tan fenomenales que son casi imposibles de prever. … Las alucinantes innovaciones provocadas por la cuarta revolución industrial, desde la biotecnología hasta la IA, están redefiniendo lo que significa ser humano ... El futuro desafiará nuestra comprensión de lo que significa ser humano, tanto desde un punto de vista biológico como social.' 

Describe una fusión de personas y máquinas en la que las nuevas tecnologías se convierten en una parte física de nosotros: 'Algunos de nosotros ya sentimos que nuestros teléfonos inteligentes se han convertido en una extensión nuestra. Resulta casi seguro que los dispositivos externos de hoy, desde computadoras portátiles hasta cascos de realidad virtual,se puedan implantar en nuestros cuerpos y cerebros.Los avances en la neuro tecnología mejorarán nuestras capacidades cognitivas (es decir, algún tipo de implante aumentará nuestro poder cerebral y nuestra capacidad para funcionar, además de eliminar enfermedades). Seremos más capaces de manipular nuestros propios genes y los de nuestros hijos." Él sueña con'microchips activos que rompan la barrera cutánea de nuestros cuerpos,tatuajes inteligentes, computación biológica y organismos diseñados a medida.'

¿Microchips implantados? ¿Te recuerda esto a la profecía del 666 de Apocalipsis 13?  

El nuevo orden financiero mundial 

Algunos economistas piensan que "el gran reinicio" es una fantasía, porque lo que realmente se avecina es una tormenta económica que apaleará al mundo. Para pagar la crisis de Covid, los gobiernos están creando dinero de la nada, acumulando deudas y cantidades de divisas masivas que no están respaldadas por riqueza real. El Reino Unido ahora tiene deudas de 2.8 billones de libras. Los EE.UU. y la UE, también tienen deudas elevadas comparadas con el tamaño de sus economías. Es probable que esto cause un problema en el sistema bancario mundial mucho mayor que la crisis crediticia de 2008. 

A pesar de esto, el ‘gran reinicio’ y la crisis económica podrían combinarse. Algunos comparan la situación actual con el final de la Segunda Guerra Mundial, que dejó a países en ruinas y con enormes deudas causadas por el conflicto. Se firmó entonces (1944) el Acuerdo de Bretton Woods en Estados Unidos. Esto tuvo como objetivo reconstruir la economía mundial después de la guerra mediante la creación de un ‘Nuevo Orden Mundial’, en el que Estados Unidos sería la potencia líder con las otras monedas mundiales vinculadas al valor del dólar estadounidense. Considere las palabras "Nuevo Orden Mundial", "Novus Ordo Seclorum" en latín, en el reverso del billete de un dólar. 

La pandemia del coronavirus ha creado una crisis económica, similar a la causada por la Segunda Guerra Mundial. Esto requiere un nuevo orden monetario mundial que pueda reorganizar el mundo. Kristalina Georgiava, directora gerente del FMI, ha dicho: La pandemia del coronavirus ha creado una crisis económica similar a la causada por la Segunda Guerra Mundial. Esto requiere un nuevo orden monetario mundial que pueda reorganizar el mundo. Kristalina Georgiava, directora gerente del FMI, ha dicho: "Hoy nos enfrentamos a un nuevo ‘momento Bretton Woods’. Una pandemia que ya ha costado más de un millón de vidas. Una calamidad económica que hará que la economía mundial se reduzca en un 4,4% este año y que eliminará unos 11 billones de dólares de producción estimados el año próximo. Y una desesperación humana incalculable ante la enorme perturbación y el aumento de la pobreza que se vive por primera vez en décadas. Una vez más, nos enfrentamos a dos grandes tareas: luchar contra la crisis hoy, y construir un mañana mejor. Debemos aprovechar este nuevo ‘momento de Bretton Woods’."  

Una idea que se está planteando apunta a un nuevo sistema monetario que pueda reemplazar el dinero efectivo y los cheques con monedas digitales de los bancos centrales (CBDC). Esta es una forma de criptomoneda que ya se utiliza en el comercio y las finanzas internacionales. También se puede adaptar para dar a las personas la posibilidad de utilizarla con aplicaciones en teléfonos móviles y con tarjetas de débito, eliminando el dinero efectivo por completo. China ya ha creado un sistema equivalente. El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha dicho: 'Creo que dentro de unos años, nos encaminaremos hacia algún tipo de moneda digital'. 

El Banco de Pagos Internacionales, con sede en Basilea, Suiza, es una organización muy poderosa, una especie de banco central de bancos centrales. Su gerente general, Agustín Carstens, aboga fuertemente por la creación de divisas CBDC, diciendo que tienen una gran ventaja sobre el dinero efectivo, porque le dan al banco central un control absoluto sobre quién las usa. Él dice que una economía de efectivo significa que nadie sabe quién está gastando dinero y en qué se está gastando. Con las CBDC, los bancos (y el gobierno) pueden realizar un seguimiento de cada centavo gastado. Ya están desarrollando la tecnología para llevarlo a cabo.  

Esto significa que pueden desarrollar la capacidad de permitir que la gente compre y venda. También pueden impedir que las personas que no cumplan con sus reglas puedan usar el sistema. Este sistema podría usarse para reprimir la actividad delictiva y el tráfico de drogas. También podría utilizarse para incorporar a la gente pobre y a los desfavorecidos en el sistema bancario y ayudar a que el flujo de dinero a países más pobres del mundo sea más factible. Para que algo así funcione, todo el mundo deberá identificarse y vincularse a una base de datos mundial. Bill Gates propone la instalación de un sistema de identificación biométrica mundial de este tipo, junto con un programa de vacunación global que pueda derrotar al Covid.  

La desventaja de esto es que hace que todo dependa de tecnología que puede ser pirateada o que cometa errores y así desordene todo el sistema. Desde el punto de vista de la profecía bíblica, las personas en el poder podrían usar este sistema para identificar a los disidentes, especialmente a los cristianos que creen en la Biblia, y a excluirlos del sistema financiero (es decir, evitar que puedan comprar y vender).  

Una de las posibles consecuencias de la crisis actual es que el sistema bancario se enfrente a una nueva crisis y se desmorone, en cuyo caso los activos y ahorros personales se liquidaran.  

De ahí surgirá una especie de gobierno mundial socialista. A todos se nos pagará una asignación básica equivalente a través del uso de monedas digitales (CBDC) vinculadas a cuentas personales mediante algún tipo de identificación biométrica. Esto creará una especie de tiranía tecnológica controlada por un puñado de elitistas súper ricos que sin duda alguna encontrarán la manera de preservar su propia riqueza y privilegios mientras destruyen la de todos los demás.  

Es decir, el dinero se acaba y las naciones pasan al uso de algún tipo de moneda digital impuesta tecnológicamente. La oferta monetaria se controla a través de una autoridad mundial central vinculada a un banco central que paga a las personas una asignación básica para poder vivir. Aquellos que no siguen las reglas quedan excluidos del sistema y no pueden comprar ni vender. 

Apocalipsis 13 y la marca de la bestia 

Esto realmente suena como el gobierno mundial del anticristo descrito en el Libro de Apocalipsis. La Biblia dice que en los últimos días antes del regreso de Jesucristo, el mundo estará en manos de una dictadura satánica.  

Me paré sobre la arena del mar y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos: en sus cuernos tenía diez diademas, y sobre sus cabezas, nombres de blasfemia. La bestia que vi era semejante a un leopardo, sus pies eran como de oso y su boca como boca de león. El dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada. Toda la tierra se maravilló en pos de la bestia, y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: «¿Quién es como la bestia y quién podrá luchar contra ella?»

Apocalipsis 13.1-4 

Interpretación. En los últimos días, surgirá un gobierno mundial anticristiano, sustentado por Satanás y con su hombre, la bestia o anticristo, en control. Las siete cabezas y los diez cuernos de la bestia se explican con más detalle en Apocalipsis 17: 7-14. Los diez cuernos se refieren a diez reyes, ya sea diez naciones dominantes o un comité de diez líderes mundiales. Estos están en el poder durante la época del Anticristo y le otorgan su propio poder en el período final antes del regreso de Jesús a la tierra. El poder se concentra en sus manos y establece así una dictadura a la manera de Stalin o Hitler, utilizando tecnología avanzada para conseguirlo. 

'También se le dio boca que hablaba arrogancias y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. Y abrió su boca para blasfemar contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo y de los que habitan en el cielo. Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado. Si alguno tiene oído, oiga: «Si alguno lleva en cautividad, a cautividad irá. Si alguno mata a espada, a espada será muerto.» Aquí está la perseverancia y la fe de los santos.'

Apocalipsis 13.5-10 

Interpretación. Por un breve período de tiempo (3 años y medio) logra el poder mundial y hace la guerra a Dios y su pueblo. Blasfema contra Dios y "los que moran en el cielo" (una posible referencia a los que fueron tomados en el rapto de la iglesia). Luego hace la guerra a aquellos en la tierra que han llegado a creer en Jesucristo durante la gran tribulación de siete años (ver Apocalipsis 7). Los incrédulos lo adorarán como a un dios (ver 2 Tesalonicenses 2), mientras que muchos de los fieles al Dios verdadero padecerán muerte y encarcelamiento. La Bestia y el Falso Profeta serán destruidos por el Señor Jesús que pronto regresará para juzgar al mundo con justicia, por lo que se debe animar a los creyentes a continuar en la fe en estas circunstancias.  

En los versículos 11-18 surge una segunda bestia, generalmente conocida como el Falso Profeta, que da testimonio acerca de la bestia y hace que la gente lo adore como a un dios. Crea una imagen de la bestia que deben adorar. Éste completa la trinidad satánica del dragón (Satanás), la bestia (su hombre en la tierra) y el falso profeta (que da testimonio acerca de la bestia). Esta es una falsificación de la trinidad del Padre, el Hijo (Jesús se reveló en la tierra como Hijo de Dios) y el Espíritu Santo (que da testimonio acerca de Jesús). Estos configuran pues el sistema de la Marca de la Bestia: 

'Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase. Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis. ' 

Aquellos que adoren esa imagen recibirán una marca en la mano derecha o en la frente. La marca de la bestia está relacionada con un número y algún tipo de marca o "grabado" en la piel. A quienes tengan esta marca se les permitirá "comprar y vender", es decir acceder a la parte más básica de la sociedad normal. Aquellos que no la tengan, no podrán hacerlo. Apocalipsis 14 nos dice que Dios nos prohíbe recibir la marca de la bestia ya que implicará la condenación eterna de quienes la tomen.  

Aquí vemos la conexión con lo que he escrito en la primera parte de este artículo. Piense en los pases de salud otorgados a las personas vacunadas contra Covid y su relación directa con la capacidad de esas personas para comprar y vender, el desarrollo del tipo de tecnología que Klaus Schwab propone en su ‘Reinicio Global’, la crisis financiera y el desarrollo de las criptomonedas. Todo esto está aproximándonos al sistema económico de los últimos días que podría ubicar a todas las transacciones financieras bajo el control de una autoridad central. Todavía no lo vemos establecido en nuestra sociedad. Recibir la vacuna no significa recibir la marca de la bestia, pero el intento de llevar a cabo algo así dentro de la sociedad es una señal de que el mundo se está moviendo en esa dirección.  

El hecho de que esto esté sucediendo representa también una señal para los creyentes en Jesucristo de que se acerca el día de su vuelta: '

El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.

1 Tesalonicenses 4.16-18  

Algunos mantienen que el rapto de la iglesia ocurrirá antes de la Gran Tribulación, es decir con anterioridad al periodo de siete años de la Gran Tribulación, cuando el Anticristo afianza su poder sobre la tierra. Esto significa que aquellos cristianos nacidos de nuevo a través del Espíritu Santo podrían ser captados para encontrarse con el Señor en los cielos en cualquier momento, de manera que es imprescindible estar preparados para ese acontecimiento. También significa que aquellos que son captados en el rapto no estarán presentes en la tierra durante el tiempo de la Gran Tribulación. Otras personas mantienen que el rapto ocurrirá en medio o al final del período de tribulación de siete años. Si eso es correcto, los cristianos nacidos de nuevo estarán presentes aquí en la tierra durante el tiempo de conflictos venideros y tendrán que afrontar las leyes del Anticristo y por ello deberán también prepararse para resistirlo, incluso mismo si les cuesta sus vidas. Cualquiera que sea la hora del rapto, la única respuesta a la crisis que se avecina con toda seguridad en el mundo es arrepentirse y creer en el Evangelio. El Señor Jesús determinará el momento del rapto y yo estoy convencido que hay mucha evidencia para creer que el rapto ocurrirá antes de la Gran Tribulación. Tenemos dos discos compactos que contienen enseñanzas sobre "El Rapto, la Tribulación y el Reino Milenario del Mesías" disponibles si tan solo nos los pedís.  

Jesús vino la primera vez para morir por nuestros pecados y que pudiéramos así encontrar el perdón y ser reconciliados con Dios. Él se levantó de entre los muertos para dar vida eterna a todos los que creen en Él. Viene por segunda vez para juzgar al mundo con justicia, según cómo respondamos al mensaje del Evangelio. Las cosas descritas en este artículo son otra señal de la pronta venida de Jesucristo. Por eso debemos prestar atención a Su palabra, '

Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Mateo 24.44 

Hoy es el día en que aceptar a Jesús como tu Salvador. Para hacer esto, arrepiéntete de tus pecados, vuélvete hacia Dios con fe y cree que el Señor Jesús murió por tus pecados y resucitó de entre los muertos. En su nombre recibes el perdón de los pecados y la vida eterna. He aquí una oración que puedes repetir para aceptar a Jesús como tu Salvador:  

Querido Padre Celestial, admito que soy pecador y que necesito tu perdón. Creo que Jesucristo murió en mi lugar, derramando Su sangre para pagar por mis pecados, y que resucitó de entre los muertos para darme vida eterna. Ahora, estoy dispuesto a apartarme de mi pecado y aceptar a Jesucristo como Salvador y Señor personal. Te entrego mi vida y te pido que me ayudes a convertirme en el tipo de persona que Tú quieres que sea. Gracias padre por amarme. En nombre de Jesús, amén. 

Israel es importante

La Iglesia Luterana Danesa ha patrocinado una nueva traducción de la Biblia que elimina la palabra ‘Israel’ en casi todo el Nuevo Testamento y gran parte del Antiguo Testamento. Han hecho esto porque les preocupaba que personas que lean su Biblia puedan pensar que el estado moderno de Israel tiene algo que ver con Dios y con la Biblia. Tuvieron que borrar mucho porque la palabra ‘Israel’ aparece 2.319 veces en el Antiguo Testamento y 73 veces en el Nuevo Testamento (en las referencias del Nuevo Testamento, Israel siempre significa la tierra o el pueblo de Israel). He aquí dos de sus cambios: 

Salmo 121.4 dice, ‘Por cierto, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.' Este Salmo, junto con muchos otros versículos de la Biblia hebrea, expresa el amor y la preocupación continuos de Dios por Israel. En caso de que piense que está fuera de lugar, la nueva versión dice: "El que nos cuida no se dormirá, no, no duerme". En Mateo 2.19-21, después de haber huido a Egipto escapando el intento de asesinato de Jesus por parte de Herodes, se le dice a José  «Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que procuraban la muerte del niño. Entonces él se levantó, tomó al niño y a su madre, y se fue a tierra de Israel.».' En la Biblia Luterana danesa, para evitar cualquier conexión con la tierra de Israel, se le dice a José que “regrese a casa” con el Niño Jesús y María, su madre.  

El motivo de estos traductores parece ser el eliminar cualquier conexión entre Dios, el pueblo y la tierra de Israel. Vemos en esto una opinión fuertemente representada en gran parte de la iglesia cristiana profesante de hoy que alega que la iglesia ha reemplazado a Israel y que, por lo tanto, Israel hoy no importa.  

Pero Israel le importa a Dios 

Hoy en día hay muchos que desean eliminar a Israel no solo de las páginas de la Biblia, sino también del mapa del Medio Oriente.  

El 4 de noviembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó siete resoluciones condenando a Israel sin mencionar transgresiones de ninguna otra nación. Gran Bretaña junto con los países de la UE votaron en contra de Israel, o se abstuvieron, en esas resoluciones. 

Cada año, la ONU aprueba numerosas resoluciones condenando a Israel por abusos a los derechos humanos y por obstaculizar la paz. Estas resoluciones generalmente son aprobadas por el gobierno británico y los países de la UE, así como por países como Siria, China e Irán. No se aprueban resoluciones de este tipo contra Siria, donde el régimen de Assad ha matado a cientos de miles de sus propios ciudadanos, o contra China, donde cristianos y musulmanes se enfrentan a una terrible ausencia de derechos humanos básicos. Israel ha hecho esfuerzos para crear la paz con sus vecinos y otorga plenos derechos humanos a los árabes israelíes, por lo que la hipocresía de los continuos ataques de la ONU contra Israel es bastante alucinante. La razón básica es que la mayoría de las naciones de la ONU dicen que Israel no importa y les gustaría ver la desaparición del Estado de Israel.  

Pero Israel le importa a Dios 

El presidente saliente de Estados Unidos, Trump, pudo haber tenido sus fallas, pero fue sin duda el presidente más proisraelí desde Harry Truman, quien apoyó la restauración de Israel en 1948. Trump respaldó el reclamo de Israel sobre Jerusalén como su capital indivisible, trasladando la embajada de EE.UU. allí. Apoyó también la demanda de Israel sobre los Altos del Golán, una defensa vital para el país contra la agresión siria. Se opuso al terrorismo palestino y suspendió la ayuda a la Autoridad Palestina a menos que renunciaran al terrorismo contra Israel. Retiró a los EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán, que había permitido a este aumentar sus agresiones contra Israel. Respaldó un acuerdo de paz con Israel y los palestinos que hubiera dejado a Israel en control de una Jerusalén indivisa, la mayoría de los asentamientos en Judea, Samaria y el Valle del Jordán. Bajo su influencia, varios países árabes han firmado acuerdos de paz con Israel. 

Ahora, la administración entrante del presidente Biden parece que va a alterar todo esto. La política de Estados Unidos hacia Israel volverá a ser como la de Obama, que quería dividir la tierra creando un estado palestino dentro del territorio que Israel consiguió durante la Guerra de los Seis Días. Esto crearía una Jerusalén dividida entre Israel y los palestinos, la Ciudad Vieja y los lugares sagrados bajo control palestino, los asentamientos en Judea y Samaria desarraigados e Israel retrocediendo a 'las fronteras suicidas' de 1967. El nuevo presidente quiere volver a activar el acuerdo nuclear con Irán instituido bajo la administración de Obama y así desbloquear miles de millones de dólares para que el régimen islamista pueda equipar a terroristas en el Medio Oriente que desestabilicen a países árabes moderados y así confronten a Israel. La política declarada de Irán es la eliminación de Israel a través del uso de misiles que proporciona a sus agentes en la región y el empleo de un arma nuclear que ya está a punto de forjar. Los políticos israelíes temen que haya guerra en Israel como consecuencia de todos estos desarrollos.  

Si la administración estadounidense entrante está de acuerdo con este programa, demostrarán que Israel ya no le importa a Estados Unidos. Esto ayudará a los enemigos de Israel a seguir con su objetivo de eliminar a Israel del mapa. Irán, Turquía, Hezbolá, Hamas y la mayor parte de la Autoridad Palestina han ido más allá de decir que Israel no importa y dicen que Israel no debería existir. Los anti sionistas occidentales están de acuerdo y se unen a las manifestaciones antiisraelíes en las que cantan "Del río al mar, Palestina será libre". El río es el Jordán y el mar es el Mediterráneo, lo que significa que Israel debe dejar de existir. 

Pero Israel le importa a Dios y no dejará de existir.  

La restauración de Israel 

Decimos esto no basándonos en ningún punto de vista político, sino en la Palabra de Dios, la Biblia. La Iglesia Luterana Danesa debe tener alguna creencia en la importancia de la Biblia, pero no ha comprendido que Dios ha elegido a Israel como pueblo mediante un pacto que se remonta 3.000 años a la época de Abraham. En Génesis 15 leemos cómo el Señor hizo un pacto con Abraham para darle una multitud de descendientes, tantos como las estrellas en el cielo y la arena en la orilla del mar, y que tambien les daría los títulos de propiedad de la tierra de Israel.  'Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos para darte a heredar esta tierra.' Génesis 15.7 Esta promesa Dios se la repitió al hijo de Abraham, Isaac (Génesis 26.2-5) y a su nieto Jacob (Génesis 28.3-4). Dios promete que bendecirá a los que bendigan a su pueblo y maldecirá a los que los maldigan. Génesis 12.1-3. 

La Biblia está llena de profecías acerca de la restauración de Israel, un acontecimiento programado para los últimos días de esta era (en hebreo - acharit ha yamim). Por ejemplo:

“Asimismo, acontecerá en aquel tiempo que Jehová alzará otra vez su mano para recobrar el resto de su pueblo…. Levantará pendón a las naciones, juntará los desterrados de Israel y desde los cuatro confines de la tierra reunirá a los esparcidos de Judá.”

Isaías 11,11-12 

¡Oíd palabra de Jehová, naciones, y hacedlo saber en las costas que están lejos! Decid: “El que dispersó a Israel, lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño”

Jeremías 31.10 

Ezequiel describe una tierra estéril que se vuelve fértil con el retorno del pueblo judío en los últimos días. 'Ezequiel describe una tierra estéril que se vuelve fértil con el retorno del pueblo judío en los últimos días. “Pero vosotros, montes de Israel, daréis vuestras ramas y llevaréis vuestro fruto para mi pueblo Israel, porque están a punto de llegar. Porque he aquí que yo estoy por vosotros, a vosotros me volveré y seréis labrados y sembrados. Yo haré que se multipliquen los hombres sobre vosotros, a toda la casa de Israel, a toda ella. Las ciudades serán habitadas y edificadas las ruinas.” Ezekiel 36.8-10

En el siglo XIX, Palestina era un remanso olvidado del Imperio Otomano, con una población muy pequeña y una tierra en gran parte desolada. Los chalutzim judíos (pioneros que regresaron a los asentamientos agrícolas), compraron tierras indeseables a terratenientes árabes ausentes y comenzaron el proceso de convertir la tierra desolada en la tierra asombrosamente productiva de hoy, drenando los pantanos, plantando millones de árboles, y haciendo que el desierto floreciera. Incluso antes de que se creara el Estado de Israel, Rav Kook, el rabino principal de Israel en la época del Mandato Británico, vio ‘los pasos del Mesías’ en los kibutzniks judíos seculares que recuperaban la tierra.  

Hoy vemos los logros de Israel en esta área al tiempo que se cumple la profecía de Isaías: ''Días vendrán cuando Jacob echará raíces, florecerá y echará renuevos Israel, y la faz del mundo llenará de fruto.' Isaías 27.6 Además de exportar sus productos agrícolas a todo el mundo, Israel ha compartido sus técnicas agrícolas, especialmente en la agricultura del desierto, para ayudar a muchos países de África y Asia, donde la producción alimentaria resulta difícil. Una empresa israelí acaba de encontrar una solución para reducir increíblemente la cantidad de agua necesaria para el cultivo del arroz, que es responsable del 30 al 40% del consumo de agua en el planeta. 

David Ben Gurion, el líder del Yishuv, la comunidad judía que moraba en la tierra de Israel antes de la formación del Estado de Israel, fue convocado ante la Comisión Peel bajo el Mandato Británico de Palestina en 1936. Se le preguntó cuál era su mandato para querer reunir a los judíos en la tierra de Israel. Él respondió: “La Biblia es nuestro mandato”. Lamentablemente, las autoridades británicas entonces demostraron su falta de fe en la Biblia y se retractaron de la promesa hecha en la Declaración Balfour de 1917 que les comprometía a “considerar de forma favorable el establecimiento de una patria judía en Palestina.” Publicaron un Libro Blanco limitando y finalmente deteniendo por completo la inmigración judía a Palestina al tiempo que el infernal régimen nazi se preparaba para llevar a cabo el Holocausto del pueblo judío en Europa. Los británicos permitieron que 10.000 niños entraran en Gran Bretaña con el Kindertransport, pero sin sus padres. La oportunidad de salvar al pueblo judío de los campos de exterminio en Europa que la inmigración de los judíos a Palestina hubiera facilitado se perdió y los británicos deben asumir gran parte de la responsabilidad en este respecto.  

La oposición británica al establecimiento de Israel continuó después de la guerra y fue un factor clave en el posterior declive de Gran Bretaña como nación. Dios juzgó al país porque no se preocupó por el pueblo judío perseguido, como lo hizo con Edom según la profecía de Abdías:

“No debiste alegrarte del día de tu hermano, del día de su desgracia. No debiste alegrarte de los hijos de Judá el día en que perecieron, ni debiste burlarte en el día de su angustia. No debiste haber entrado por la puerta de mi pueblo en el día de su quebrantamiento; no, no debiste alegrarte de su mal en el día de su quebranto, ni haber echado mano a sus bienes en el día de su calamidad. Tampoco debiste haberte parado en las encrucijadas para matar a los que de ellos escapaban; ni debiste haber entregado a los que quedaban en el día de angustia. “Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones. Como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza."

Abdías 1.12-16 

Como inglés patriota que ama a nuestra nación, me entristece decir que esta profecía se aplica tanto a Gran Bretaña como a Edom. Gran Bretaña sigue estando bajo el juicio de Dios mientras seguimos votando contra Israel en la ONU y mostramos indiferencia u hostilidad hacia el Estado de Israel. 

A pesar de la oposición, la ONU votó en 1947 a favor de la partición de Palestina que condujo al establecimiento del Estado judío (Gran Bretaña se abstuvo). El Estado de Israel 'nació en un día' como se profetizó en Isaías 66.9-10, cuando David Ben Gurion proclamó el Estado de Israel y se convirtió en su primer Primer Ministro el 14 de mayo de 1948. 

Al día siguiente, cinco ejércitos árabes lo atacaron con la intención de destruirlo en su incepción, pero Israel no solo sobrevivió al ataque, sino que salió de su primera guerra nacional con más territorio del que la ONU le había otorgado al principio. Israel se ha enfrentado a repetidos ataques con intención de destruirlo, pero siempre ha sobrevivido. Como leemos en el Salmo 83

“porque rugen tus enemigos y los que te aborrecen alzan la cabeza. Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, y han entrado en consejo contra tus protegidos. Han dicho: «Venid y destruyámoslos, para que no sean nación y no haya más memoria del nombre de Israel.»" 

Salmo 83

Estas mismas palabras fueron pronunciadas casi literalmente por el presidente Nasser de Egipto justo antes de la Guerra de los Seis Días en 1967, mientras planeaba el fin de Israel. Lejos de quedar aislado, Israel derrotó a los ejércitos de Egipto, Jordania y Siria en seis días, obteniendo el control de Jerusalén, Cisjordania / Judea y Samaria,  

los Altos del Golán, Gaza y el Sinaí. Un milagro si alguna vez hubo uno.  

Como resultado de esto, Jerusalén se ha convertido en un tema determinante para todas las naciones del mundo, la ONU, EE.UU., UE, Rusia. ¿Debería ser la capital indivisa de Israel? ¿Debería dividirse entre Israel y Palestina o convertirse en algún tipo de entidad internacional gobernada por la ONU? Esta situación apunta al cumplimiento de la profecía bíblica de que Jerusalén se convertirá en “una piedra pesada para todos los pueblos" (Zacarías 12.2-3).  

Jerusalén será también el escenario de la última guerra mundial que atraerá el regreso del Mesías (Zacarías 12-14, Apocalipsis 16-19). 

El renacimiento espiritual de Israel 

En la profecía de Ezequiel 36-37 leemos que la restauración de Israel sucederá en etapas, primero física y luego espiritual. También leemos en Ezequiel 36.24-28:

“Y yo os tomaré de las naciones, os recogeré de todos los países y os traeré a vuestro país. Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de todas vuestras impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.”  

Ezequiel 36.24-28

Esto implica que Israel nacerá primero en la carne, y luego nacerá en espíritu y que se le dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo, lo que los llevará habitar de nuevo en "la tierra que di a vuestros padres". La restauración actual de Israel es un acontecimiento significativo porque muestra que Dios es fiel a Su palabra y a Su pacto y que Él controla los acontecimientos históricos. También es significativo porque estos acontecimientos anuncian la próxima venida del Mesías. ¿Será esta la primera venida del Mesías, como lo enseña el judaísmo rabínico, o Su segunda venida, como lo enseñan los creyentes en Jesús / Yeshua? Creemos que Jesús es el Mesías judío que vino una vez para cumplir las profecías del Mesías Siervo Sufriente (Isaías 53) y que viene de nuevo para cumplir las profecías del Mesías Rey Reinante (Isaías 2). El regreso del pueblo judío a Israel es una señal vital de su próximo regreso. Estas cosas residen en el centro de los propósitos de Dios para Israel y para el mundo entero, de manera que lo que sucede en Israel le importa mucho a Dios. 

Después del Éxodo de Egipto, Dios le dio la Torá (la Ley) a Israel a través de Moisés, para que esta fuera su guía y ley (Éxodo 20). Prometió bendecirlos si obedecían y guardaban la Torá, pero advirtió del juicio venidero si eran desobedientes (Levítico 26, Deuteronomio 28). El juicio más severo sería la expulsión de la tierra, viviendo en dispersión entre las naciones gentiles. Este sería el resultado de no obedecer al Señor y Su palabra:

: “Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo, … Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un corazón temeroso, languidez de ojos y tristeza de alma.”

Deuteronomio 28.64-66

Sin embargo, Dios siempre prometió que habría un regreso a la tierra:

'“Aunque tus desterrados estén en las partes más lejanas que hay debajo del cielo, de allí te recogerá Jehová, tu Dios, y de allá te tomará. Jehová, tu Dios, te hará volver a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya”.  

Deuteronomio 30.4-5  

Después de años de muchas advertencias por parte de los profetas hebreos para que se arrepintieran y volvieran a Dios, Israel finalmente fue dispersada fuera de su tierra. El reino del norte de Israel fue capturado y hecho cautivo por los asirios alrededor del 730 a.C. y el reino del sur fue tomado por los babilonios en el año 586 a.C. El profeta Jeremías dijo al pueblo israelita sometido en Babilonia que volverían a su tierra después de 70 años de cautiverio: "Porque así dijo Jehová: « Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.»" Jeremías 29.10 Esto sucedió en los acontecimientos registrados en el libro de Esdras y Nehemías.  

Daniel fue el profeta de Dios del pueblo de Israel durante su cautiverio en Babilonia. En Daniel 9 reconoce que los 70 años de la profecía de Jeremías se habían cumplido y ora por el regreso y la restauración de Jerusalén. Recibe también la palabra del ángel Gabriel, quien le dice que Jerusalén y el Templo serán restaurados y que, durante los días del Segundo Templo, el Mesías vendrá y será 'cortado' muriendo una muerte violenta por otros. Esto sucedió exactamente durante el tiempo profetizado en Daniel 9.26, cuando el Mesías Yeshua (Jesús) vino y murió en la cruz cumpliendo así las profecías de Isaías 53 y del Salmo 22. Él cargó con los pecados del mundo, murió, fue sepultado y resucitó al tercer día para dar perdón y vida eterna a todos los que invocan su nombre. 

Esta profecía continúa diciendo que después de estos acontecimientos "la gente del príncipe que vendrá" (los romanos) destruiría la "ciudad y el santuario" (Jerusalén y el templo) y que habría guerras y desolaciones a continuación. Eso sucedió 40 años después de la crucifixión de Jesús, cuando la revuelta judía contra Roma fue aplastada y Jerusalén y el templo fueron destruidos y comenzaron los largos años de dispersión judía en las tierras gentiles. Jesús profetizó esto y dio una razón para ello:

“Cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró por ella, diciendo: —¡Si también tú conocieras, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos. Vendrán días sobre ti cuando tus enemigos te rodearán con cerca, te sitiarán y por todas partes te estrecharán; te derribarán a tierra y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación."

Lucas 19.41-44 

“… porque habrá gran calamidad en la tierra e ira sobre este pueblo. Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan."

Lucas 21.23-4 

Jesús profetizó la caída futura de Jerusalén, la dispersión del pueblo judío en las tierras gentiles, y dijo que esto estaba relacionado con el hecho de que ‘no conociste el tiempo de tu visitación’, en otras palabras, Israel entonces, no comprendió el significado de la venida de Jesús como Mesías para salvarlo. Pero también implica que habrá una restauración, un regreso a Sion al final de los días. Eso es lo que está sucediendo ahora. 

Israel en los últimos días 

Todo esto le importa mucho a Dios y nada de esto puede suceder a menos que el pueblo judío sea preservado como una nación amada por Dios. Así que eliminar la palabra "Israel" de la Biblia como lo ha hecho la traducción danesa es cambiar su significado, algo que Dios no nos permite hacer. Acerca de Israel, Dios dice: 

«Con amor eterno te he amado; por eso, te prolongué mi misericordia. Volveré a edificarte: serás reedificada, virgen de Israel. De nuevo serás adornada con tus panderos y saldrás en alegres danzas. Volverás a plantar viñas en los montes de Samaria; plantarán los que plantan y disfrutarán de ellas, porque habrá día en que clamarán los guardas en los montes de Efraín: ‘¡Levantaos y subamos a Sion, a Jehová, nuestro Dios!’» 

Jeremías 31.3-6 

«Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que agita el mar y braman sus olas; Jehová de los ejércitos es su nombre: Si llegaran a faltar estas leyes delante de mí, dice Jehová, también faltaría la descendencia de Israel, y dejaría de ser para siempre una nación delante de mí.» «Así ha dicho Jehová: Si se pudieran medir los cielos arriba y explorar abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharía a toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.» 

Jeremías 31:35-37 

Algunos cristianos dicen que estas palabras solo se aplicaron a Israel hasta la venida de Jesús. Dicen que los judíos rechazaron a Jesús y por eso Dios ha rechazado a los judíos. En realidad, esto no es cierto ya que la primera iglesia era completamente judía, el Nuevo Testamento fue escrito por judíos y el Evangelio fue transmitido a los gentiles gracias a los discípulos judíos de Jesús. El pasaje en Jeremías 31.35-7 que viene inmediatamente después de la profecía que acabamos de citar en Jeremías 31.31-34 acerca del nuevo pacto, también se aplica a la venida del Mesías y el pacto que Dios hizo con nosotros a través de Jesús. En Romanos 11, Pablo dice que incluso en la incredulidad, Israel sigue siendo “amado[s] (de Dios) por causa de sus padres, porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.”  Romanos 11.28-29 Siempre ha habido judíos que creyeron en Jesús y hoy hay al menos 130 congregaciones de judíos mesiánicos en la tierra de Israel (creyentes judíos en Yeshua / Jesús el Mesías). 

Jesús da a entender que habrá una restauración de Israel en los últimos días cuando dice que '“Jerusalén será pisoteada [gobernada por] por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan." El fin de los 'tiempos de los gentiles' está relacionado con la Segunda Venida de Jesús y el acontecimiento profetizado en Daniel 2.36-45 cuando la piedra (la venida del reino de Dios) golpea la imagen de Babilonia (el sistema mundial en rebelión contra Dios) y llena la tierra con la gloria del reino de Dios. Esto será precedido por la revelación del Mesías al pueblo judío. En Mateo 23.37-9 Jesús profetiza a Jerusalén,  “Vuestra casa os es dejada desierta (destrucción venidera del templo y de Jerusalén en el 70 EC), pues os digo que desde ahora no volveréis a verme hasta que digáis: «¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!»” 

En otras palabras, Jerusalén volverá a ver a Jesús en el momento en que el pueblo judío lo saludará con las palabras: 'Bendito el que viene en el nombre del Señor'. Esta es la frase hebrea 'Baruc ha ba be shem adonai', el saludo tradicional para el Mesías. Esto significa que en el momento del fin se le ofrecerá al pueblo judío una nueva revelación de que Yeshua, Jesús, es el Mesías. Corresponde también con la profecía en Zacarías 12 y sucede antes de que el Mesías venga con poder y gloria al Monte de los Olivos para la última batalla por Jerusalén (Zacarías 14): “Pero sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén derramaré un espíritu de gracia y de oración. Mirarán hacia mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por el hijo unigénito, y se afligirán por él como quien se aflige por el primogénito.” Zacarías 12.10 Esta revelación del Mesías como aquel que fue traspasado antaño (en la crucifixión), convencerá a la última generación judía antes de Su regreso, de que Yeshua, Jesús, es el Mesías y abrirá una 'fuente de purificación' del pecado para los remanentes. (Zacarías 13)  

Esto sucederá en un momento de grandes dificultades para Israel y para el mundo. Sin embargo, llevará también al tiempo de liberación final cuando el Mesías venga en persona con todo el poder de Dios para poner fin a la guerra, reunir al último remanente de Israel y para establecer Su Reino Mesiánico, gobernando desde Jerusalén, con el Templo del Milenio reconstruido y con la paz y la justicia restauradas en la tierra (Isaías 2, Ezequiel 40-48, Zacarías 14, Apocalipsis 20).  

Dios ha preservado al pueblo israelí a través de los largos años de la dispersión y los ha traído de regreso a la tierra de Israel para este período final de la historia que concluirá con el retorno del Mesías a Jerusalén. El hecho de que vemos que estas cosas suceden en nuestros días, representa una señal de que vivimos en la última generación antes del regreso del Mesías.  

En el Salmo 102 leemos:

“por cuanto Jehová habrá edificado a Sion y en su gloria será visto. ... Se escribirá esto para la generación venidera y el pueblo que está por nacer alabará a Jehovah.” 

Salmo 102.16-18 

Cuando veas al Señor restaurando al pueblo de Israel en su tierra y edificando Jerusalén, sabrás que esta es la señal de que Él está a punto de aparecer en la persona del Mesías glorificado Yeshua. El Salmo dice que esto se escribirá para la generación venidera. En hebreo se dice "le dor ha acharon" que también puede traducirse como "la última generación". 

Es decir que Israel importa. Las vidas israelíes importan. Y lo que creemos sobre el Mesías también es importante. 

Que no cunda el pánico

«No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.»  .” Jesús hablando en Juan 14.1 

Jesús dijo estas palabras a Sus discípulos durante la Última Cena, Su último encuentro con ellos antes de Su arresto, juicio y crucifixión. Les acababa de decir que se iba a alejar de ellos, que uno de ellos (Judas) lo traicionaría, y que Pedro negaría que lo conocía. Pocas horas después, sería cruelmente ejecutado en la cruz. De modo que los discípulos tenían suficientes razones para estar preocupados, alarmados, e incluso aterrorizados por lo que iba a suceder. Pero Jesús les dijo que no se turbaran, sino que tuvieran fe en Él. 

Tenemos suficientes razones para estar preocupados, alarmados, incluso aterrorizados por los acontecimientos que se ciernen sobre la raza humana en nuestro tiempo. Hemos presenciado la propagación del Coronavirus, impidiendo la vida normal en la mayoría de los países del mundo. Junto con esto, vemos también un cóctel de crisis que se avecinan con el potencial de derribar a nuestra sociedad: el colapso económico, los disturbios civiles y las nuevas formas de dictadura que controlan nuestras vidas. Observamos a regímenes peligrosos como el de Corea del Norte y el de Irán y China que desarrollan armas de destrucción masiva y se vuelven cada vez más agresivos amenazando la paz y la libertad en el mundo.

Hay un odio creciente contra Dios y el cristianismo que se manifiesta en muchos países, y lleva a un aumento de la persecución de los cristianos. También presenciamos el peligro creciente en el que viven nuestros amigos judíos a medida que el antisemitismo aumenta en todo el mundo y los enemigos de Israel lo amenazan con su destrucción.  

También observamos la conexión entre todo esto y las profecías de la Biblia, lo que significa que estamos viviendo en los últimos días de esta era, que será un tiempo de gran angustia antes del Día del Señor, la Segunda Venida de Jesucristo. Lea estos pasajes en la Biblia que describen este tiempo y encontrará razones por las que preocuparse acerca de lo que se cierne sobre el mundo. Isaías 2, 24, Jeremías 30-31, Ezequiel 38-9, Daniel 12, Joel 2-3, Zacarías 12-14, Mateo 24, Marcos 13, Lucas 21, 2 Tesalonicenses 2, 2 Timoteo 3, Apocalipsis 6-19. 

Pero Jesús dice:'No os asustéis o rindáis, pero tened fe'.En Lucas 21 Él describe las cosas que suceden en el mundo que hacen que el corazón de ' Los hombres quedarán sin aliento por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra, porque las potencias de los cielos serán conmovidas.' Pero a los que creen en Él, Él les dice:  'Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.' Lucas 21.28 La razón por la que podemos mirar al cielo con esperanza y expectativa es porque estas cosas que suceden son una señal del regreso de Jesús, cuando Él ordenará el mundo y salvará a aquellos que ahora confían en Él. 

Cuando vemos las cosas malas que suceden en el mundo, nos preocupamos por lo que nos sucederá. ¿Sufriremos dificultades, pobreza, dolor? ¿Estaremos encarcelados o bajo cierre de emergencia, o moriremos en los próximos acontecimientos? Jesús da seguridad a aquellos que confían en Él y dice que, sea lo que sea lo que atravesemos, Él estará con nosotros siempre, hasta el fin del mundo.  

Él dice:

“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis.”

Juan 14.1-3 

Jesús dice que el antídoto contra el miedo es la fe. En el contexto de Juan 14, el mal que le iba a pasar (la crucifixión) no era el final. Al tercer día resucitaría de entre los muertos, conquistando al pecado, a la muerte y al infierno. Tampoco las cosas malas que pasan hoy representan el final. Habrá un breve período de graves problemas seguido del largo período glorioso del reinado de Mesías en la tierra y, más tarde, una eternidad en los cielos nuevos y la tierra nueva. Habrá también una intervención dramática de Dios cuando venga a llevarse consigo a los que creen en Él en el rapto de la iglesia. 

Jesús nos dice "Creed en Dios, creed también en mí". De esta manera pasamos del miedo a la fe. El mundo considera que la fe es una tontería. ¿De verdad crees que Dios existe como Creador del universo? ¿Que un hombre que murió en una cruz hace 2000 años puede salvar tu alma para la eternidad? ¿Que Jesús va a regresar otra vez? Sin embargo, para aquellos que creen y entienden la Biblia, es la sabiduría de Dios. La Biblia dice: ': “Creed en Jehová, vuestro Dios y estaréis seguros; creed a sus profetas y seréis prosperados.” 2 Crónicas 20.20 '“porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan." Hebreos 11.6  '“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.” Efesios 6.16  

Cuando Jesús dice "Cree en Dios, cree también en mí", se refiere a la creencia en el Dios revelado en la Biblia, no a un dios de nuestra imaginación que hemos creado nosotros (o Satanás ha puesto en nuestras mentes). En Santiago 2.19 leemos: ‘Y“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.” En Isaías 45.20 leemos acerca de las naciones que '“No tienen conocimiento aquellos que erigen su ídolo de madera, y los que ruegan a un dios que no salva.”

El Dios que puede salvar es el Dios revelado en la Biblia, el Creador de los cielos y la tierra, el Redentor y Juez de toda la tierra. Él existe de eternidad a eternidad, es juez justo sobre toda la tierra, quien dio Su ley a través de Moisés y la confirmó a través de los Profetas. Prometió la venida del Mesías para salvarnos de nuestros pecados y reveló a ese Mesías únicamente en la persona del Señor Jesús. Él actúa en nombre de todos los que invocan Su nombre para salvarnos del poder del diablo, que es responsable de todo el pecado y la maldad de la tierra.  

El Señor permite la presente crisis mundial, como juicio sobre el mundo que lo ha rechazado. Pero también es un ataque del diablo, que está reuniendo a sus fuerzas para su asalto final al reino de Dios. El diablo es más fuerte que nosotros, pero existe uno más fuerte que el diablo, el Señor Jesús.  

En 1 Juan 4.4 leemos 'Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo. 

1 y 2 Juan son los únicos libros de la Biblia que utilizan el nombre del ‘Anticristo’. En otros lugares, el hombre de maldad que se profetiza en las Escrituras es conocido como la ‘Bestia’ (Daniel y Apocalipsis) o el ‘Hombre de Pecado’ (2 Tesalonicenses 2). Juan define el espíritu del Anticristo y los muchos anticristos que lo precederán en su epístola.  

En primer lugar, el espíritu del anticristo negará la relación entre el Padre y el Hijo:

“¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Éste es el anticristo, pues niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo tiene también al Padre.”

1 Juan 2.22-23

En segundo lugar, negará la humanidad del Señor Jesús, que se hizo hombre para traer la salvación a través de Su muerte en la cruz. Nótese que el nombre Jesucristo es Yeshua ha Mashiach en hebreo, que significa 'salvación (del) Mesías:

“todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.”

1 Juan 4.2-3 

Resulta interesante destacar que, en Juan 14, Jesús hace dos declaraciones acerca de sí mismo que confirman estas dos creencias centrales necesarias para obtener la fe salvadora en el Señor Jesús. En el versículo 6 dice: '"Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí."' Dado que Dios es santo y nosotros no lo somos, no podemos acercarnos a Dios mediante nuestra propia justicia. Debemos pasar por el sacrificio de Jesús en la cruz, que es la única forma en que nuestro pecado puede ser perdonado y en que podemos establecer una relación con Dios. Pablo escribe '"Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.".' 2 Corintios 5.19 Debemos creer que Jesucristo se hizo hombre para revelarnos la verdad de Dios y traernos la salvación a través de la fe en Su nombre. 

La segunda declaración que Jesús hace acerca de sí mismo en Juan 14.11 es '“Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí” Aquí, Él está diciendo que Él es igual al Padre, eterno, que existe por sí mismo, sin principio ni fin, y que por lo tanto es el Verbo encarnado. Juan 1.14 dice del Señor Jesús: '“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad”. En los primeros tres versículos, Juan ha definido al Verbo como Dios '“En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Éste estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.” 

En el versículo 16 va a hablar del Espíritu Santo, la tercera persona de la trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, que vendrá a morar en los discípulos después de Su partida de Jesús. '"Y yo rogaré al Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce; pero vosotros lo conocéis, porque vive con vosotros y estará en vosotros.".' La palabra que se utiliza para ‘acompañante’ o ‘consolador’ en griego es Parakletos, que significa uno que se une a ti. El Espíritu Santo vendrá a unirse a todos los verdaderos creyentes en Jesús y quedará con nosotros para siempre. Esto significa que nada puede separarnos del amor de Dios en Jesús una vez que hemos puesto nuestra confianza en Él. 

Si observa todas las creencias erróneas acerca de Dios o Jesús, se dará cuenta  

que fallan en estas dos pruebas proporcionadas por 1 Juan. Negarán que Jesús es el Salvador único, el Verbo de Dios encarnado (que aparece en forma humana) y también que la persona divina existe de eternidad a eternidad. La autoridad de Jesús para proporcionar salvación y vida eterna a los que creen en Él se basa en que Él tiene esa naturaleza divina. Por lo tanto, si hay gente que cree en “otro Jesús” inferior a Dios, estos no obtendrán la salvación. De hecho, cualquier persona que siga un sistema religioso que niegue estas verdades reveladas en la Biblia, encontrará que está orando a un dios que no puede salvar. Pueden ser personas muy sinceras, incluso agradables, pero no serán salvas. Por eso debemos insistir en que no hay otro nombre dado bajo el cielo a través del cual podamos ser salvos, tan solo el nombre del Señor Jesús Mesías o Cristo aporta la salvación. 

Si poseemos la fe salvadora en Jesús, podemos reclamar para nosotros la promesa de los siguientes versículos: '

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.” 

Juan 14.1-3 

De manera que Jesús nos promete tres cosas que son suficientes para quitarnos el miedo: 

  1. Una morada en la casa de Mi Padre.
  2. Vendré de nuevo. 
  3. Donde yo estoy, vosotros también estaréis. 

En la versión de la Biblia Reina-Valera 1995, el texto dice “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones”. Otras versiones dicen “En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones” o “hay lugar más que suficiente”. Algunos han dicho que 'muchas habitaciones' suena un poco fuera de lugar y que lo que se ofrece es una mansión, no una cama. La palabra griega que se usa aquí es "mone", que simplemente significa un lugar donde vivir, un lugar en el que habitar. Lo que Jesús ofrece es una morada eterna en Su presencia. Donde Él esté, estaremos nosotros. Los discípulos que escucharon estas palabras de Jesús debían entender que Su partida no era el final de Su relación con ellos. Él está preparando un lugar para que moren eternamente. En la cultura judía de la época, después del compromiso de la novia con el novio, el novio se marcha a preparar un lugar donde pueda vivir su novia. Luego regresa a buscarla para que pueda estar con él. Jesús, nuestro eterno novio celestial, partió al cielo desde donde vendrá de nuevo para buscar a Su novia y llevarnos a estar con Él en nuestro hogar eterno. 

No tener hogar es algo terrible. Significa ser vulnerable y estar en peligro, especialmente cuando dormimos. Hay peligro de ladrones, de frío, de lluvia, de animales salvajes, de enfermedades. En la Biblia encontramos ejemplos de tales peligros cuando alguien está afuera por la noche, sin un lugar donde morar. En Génesis 19 leemos acerca de dos hombres (ángeles) que entran a Sodoma con la intención de pasar la noche en la plaza abierta. Lot les advierte que no lo hagan debido a la maldad de ese lugar. Cuando los lleva a su casa, una turba depravada rodea la casa con ganas de violarlos. Una situación similar surge en Jueces 19 con el levita y su concubina.  

Estar eternamente sin hogar es mucho peor. De hecho, es literalmente un infierno. Por eso debemos asegurarnos de que tenemos un hogar eterno al que ir cuando "durmamos" o dejemos este mundo. Todos dormimos a diario. Todos dormiremos un día en el sentido espiritual de morir (excepto aquellos que sean tomados en el rapto de la iglesia). Ahora, hacemos todo lo posible para preparar un lugar seguro en el que dormir cada día. Pero la mayoría de nosotros hace poco o nada por preparar el lugar donde pasaremos la eternidad. A través de la fe, podemos saber que tenemos un hogar eterno en el que viviremos seguros con el Señor. '“Sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna, en los cielos.” 2 Corintios 5.1 

Jesús ha ido a preparar un lugar para nosotros y no será este un dormitorio desaliñado ni tampoco una mansión magnífica al estilo terrenal. Pablo escribe: '“Antes bien, como está escrito: «Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman.».' 1 Corintios 2.9 Para vivir en ese lugar, Dios cambiará nuestro cuerpo mortal, sujeto a la enfermedad y el envejecimiento, la descomposición y la muerte, por un cuerpo inmortal que nunca enfermará ni morirá:

"en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad. Cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: «Sorbida es la muerte en victoria.»

1 Corintios 15.52-54

Por eso, cualquier problema momentáneo que atravesemos en el futuro resulta casi insignificante cuando lo comparamos con la luz de la gloria con que vendrá Jesús en Su regreso. 

Jesús también dice '“Vendré otra vez”..' La promesa "Vendré otra vez" es una promesa de Su regreso para llevar a sus discípulos a vivir con Él donde Él esté. Esta es la única referencia acerca de la segunda venida en el Evangelio de Juan. En los Evangelios sinópticos, sin embargo, en Mateo, Marcos y Lucas, encontramos largos pasajes que dan detalles sobre las señales de la venida de Jesús, la gran tribulación antes de su regreso en persona a la tierra, el evento del rapto cuando uno es tomado y otro queda, que es algo para lo que Él nos dice que debemos estar preparados en todo momento. En el Evangelio de Juan no hay nada más acerca de este tema. Pero Juan continuaría escribiendo el Libro de Apocalipsis, que proporciona muchos más detalles que los que se encuentran en los evangelios sinópticos acerca de los sucesos que acompañarán la segunda venida de Jesús y que representa en realidad una expansión sobre lo que Jesús dice que sucederá en pasajes como Mateo 24.  

Los detalles sobre los acontecimientos que rodearon la segunda venida no se encuentran aquí en el Evangelio de Juan. El único punto que Jesús hace aquí es decirnos: “Vendré otra vez”. Su próxima partida, que preocupaba a los discípulos, no es el fin. Las cosas angustiosas que están sucediendo en la tierra en este momento tampoco son el fin. Jesús vendrá de nuevo, y Él, no Satanás, tendrá la última palabra en los asuntos de la humanidad. Esta promesa representa un gran consuelo cuando nos enfrentamos a los acontecimientos preocupantes que acaecen en el mundo hoy en día. Si consideramos todo lo que ocurre y lo que ocurrirá, el tiempo final de dificultades es tan solo un período corto de siete años. Lo que viene después, en presencia de Jesús, dura toda la eternidad: su reinado de 1000 años en la tierra primero, seguido de los nuevos cielos y tierra nueva eternos.  

En Juan 14.3 Jesús habla de llevar a su pueblo a “mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis.” Esto corresponde con 1 Tesalonicenses 4.16-18.

“El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras." 

1 Tesalonicenses 4.16-18

En Juan 14 Jesús nos dice: “donde yo esté, vosotros también estaréis.” Pablo nos dice en Tesalonicenses: “así estaremos siempre con el Señor”. Es posible que usted no entienda todos los detalles de la profecía bíblica o que no haya podido calcular la hora del rapto de la iglesia, de la tribulación y del milenio. También es posible que tenga preguntas acerca de este problema. Yo lo he estudiado durante los últimos 50 años y todavía no lo tengo todo claro. Lo que sabemos con certeza es esto: Jesús viene de nuevo. Cuando vuelva, si usted es creyente salvo, estará con Él desde el momento de Su retorno hasta la eternidad en un lugar seguro, un hermoso lugar, en un cuerpo que nunca más enfermará, ni sufrirá dolores o morirá.  

Si consideramos la totalidad del plan de Dios acerca de la Segunda Venida, vemos que en el momento en que Jesús venga a llevarnos, el acontecimiento descrito aquí por Juan, seremos transportados a Su presencia, se nos darán nuevos cuerpos que ya no estarán sujetos al pecado y a la muerte (1 Corintios 15.50-57). Luego pasaremos ante el tribunal:  '“porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” 2 Corintios 5.9-10. Este juicio es para recompensa de nuestras obras en la tierra, no para juzgar quien entra en el cielo y quien en el infierno. 1 Corintios 3.11-15. Luego participaremos en la gloriosa cena de las bodas del Cordero (Apocalipsis 19.6-10) antes de regresar con el Señor Jesucristo en Su segunda venida a la tierra (Apocalipsis 19.11-16, Judas 14, Zacarías 14.5). Debido a que la Biblia dice: “Donde yo estoy, ustedes también estarán”, es lógico creer que estaremos con Él en cuerpos glorificados durante Su reino milenario en la tierra después de Su segunda venida. Luego, cuando Él disuelva este mundo y universo, después de la rebelión final de Satanás al final de los 1.000 años de Su reino, estaremos con Él para siempre en los cielos nuevos y la tierra nueva que Él creará. 2 Pedro 3, Apocalipsis 21-22. 

Entonces, cuando vea que suceden cosas malas en el mundo, no se asuste o se rinda. Mire hacia arriba y levante la cabeza, su redención se acerca. "Por la noche durará el lloro y a la mañana vendrá la alegría."Salmo 30.5 pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria;  2 Corintios 4.17 

Jesús también dijo: “Me es necesario hacer las obras del que me envió, mientras dura el día; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.” Juan 9.4 Utilicemos el tiempo que nos queda para servir al Señor y dar a conocer Su palabra antes de que la oscura noche de la tribulación llegue a la tierra. 

Y lea las últimas páginas del Libro y sepa que Jesús es el vencedor y que nosotros estamos al lado del ganador si nos unimos a Él. 

Tony Pearce ha dado cuatro charlas sobre este tema en The Bridge Christian Fellowship. Estas están disponibles en la sección de sermones en nuestro sitio web www.bridgelane.org.uk o en CD que le podemos enviar por correo (£ 2 cada uno). 

Títulos: Juan 14.13 "Vendré otra vez" - No dejéis que se turbe vuestro corazón. 

Juan 14.6 “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. One Way, ¿OK? 

Juan 14: 9-11 “Yo estoy en el Padre, y el Padre está en mí” - la Divinidad del Señor Jesús. 

Juan 14: 12-31 “El Espíritu Santo que mora en nosotros” - Camina en Su camino y haz Su voluntad.

Suscríbete para recibir una notificación cada vez que haya una nueva publicación.