Light for the Last Days

Preguntas, preguntas, preguntas …

Una de las cosas que hago ahora es ir al sitio web llamado Quora https://www.quora.com. Se puede publicar preguntas acerca de cualquier tema y proporcionar respuestas a las preguntas de otros.

https://www.quora.com/profile/Tony-Pearce-69

Una de las preguntas que surgió recientemente fue ‘¿Se va a acabar el mundo algún día?’

Mi respuesta fue la siguiente: ‘Sí, pero no antes de, al menos, 1007 años’. ¿Cómo llego a esta cifra?

Según la Biblia, deben ocurrir ciertos acontecimientos antes del fin del mundo. Estos son:

1. El período de 7 años conocido como la Gran Tribulación que precederá a la Segunda Venida del Mesías/Cristo a la tierra (ver Mateo 24, Apocalipsis 6–19).

2. El reinado del Mesías después de Su Segunda Venida. Según Apocalipsis 20, este será un período de 1000 que traerá la paz y la justicia de la Era Mesiánica que los profetas hebreos esperaban (Isaías 2, 11, Zacarías 14, etc.).

3. El fin del mundo cuando Dios creará nuevos cielos y una nueva tierra en los cuales habrá justicia. (2 Pedro 3, Apocalipsis 21).

Aunque el fin del mundo puede tardar mucho en llegar, el fin de la era está mucho más cerca. En Mateo 24, Jesús respondió a la pregunta de los discípulos:

“¿cuándo serán estas cosas y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo?”

En algunas versiones de la Biblia, la pregunta se traduce con las palabras “fin del mundo”, pero la palabra utilizada en el original corresponde a la palabra griega “eón”, que se traduce mejor con el vocablo “edad/era” y no con la palabra “mundo”.

Por ello creemos que la Segunda Venida de Cristo a la tierra significará el fin de la era, y no el fin del mundo. También podemos interpretar esa frase como “el fin del mundo tal y como lo conocemos”, pero no significa el fin del mundo físico.

Después del regreso del Mesías habrá otros 1000 años, durante los cuales Jesús reinará en la tierra y la restaurará al estado en Dios la creó al principio.

He aquí algunas de los hechos que la Biblia profetiza para el fin de la era. Ten en cuenta que están sucediendo ya o que están en camino de cumplirse.

¿Qué sabemos acerca del fin de la era?

Estas cosas que ya suceden ahora significan que la raza humana está en camino al período de la Gran Tribulación que Jesús describió de esta manera:

21 porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. 22 Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.

Mateo 24.21-22

Esto significa que habrá un tiempo de angustia como no ha habido antes o volverá a haber. Los profetas hebreos también hablan acera de ese tiempo en pasajes como Isaías 24, Jeremías 30, Daniel 12. Jesús dice que si “aquellos días no fueran acortados [por Dios], nadie sería salvo”, lo que significa que sin Dios, estas vicisitudes llevarían al fin de la vida sobre la tierra.

La evidencia de que se trata de un período de siete años se basa en la interpretación de la profecía de las “setenta semanas [años]” en Daniel 9:20-27. Este concluye con un período de siete años que pone fin a nuestra era. Este periodo de tiempo comenzará con un acuerdo de paz entre el Anticristo e Israel. A la mitad de ese periodo, se instalará la “abominación desoladora” en el Templo de Jerusalén, a la que se refiere Jesús en Mateo 24, y que conducirá al juicio final derramado sobre el responsable (el Anticristo que viene).

Este tiempo de angustia se describe con más detalle en el Libro de Apocalipsis, capítulos 6-19. Según Apocalipsis 6, los cuatro jinetes del apocalipsis, el período de la tribulación de siete años comenzará con uno conocido como la bestia o el Anticristo, cabalgando y que “salió venciendo y para vencer”. Su ascenso al poder será seguido por guerra, hambre y muerte en masa. A mediados del período de siete años de tribulación, él colocará una imagen de sí mismo en el lugar santo (la “abominación desoladora”) e introducirá el sistema de la Marca de la Bestia (666).

Apocalipsis 13.5 dice que esto continuará durante 42 meses, que son 3 años y medio, la última mitad del período de siete años. Daniel 9.27 dice que esto sucederá a mediados de la semana (7 años) y Daniel 7.25 habla del “tiempo, tiempos y medio tiempo” (tiempo = 1 año, tiempos = 2 años, medio tiempo = medio año, total = 3 ½ años).

Así que concluimos que la tribulación corresponde a un periodo de duración de 7 años, dividido en dos mitades de 3 ½ años cada una durante las cuales la decadencia y la depravación humanas alcanzan su plenitud y son juzgadas por Dios en consecuencia.

El elemento más destacado de este periodo será el sistema de la Marca de la Bestia que intentará controlar a las personas haciendo que reciban una marca en la mano derecha o en la frente que les de capacidad para comprar y vender, es decir, para participar normalmente en la sociedad. Parece que se utilizará una tecnología avanzada similar a la que describimos en el artículo anterior para lograrlo. Para recibir la marca, deberás adorar la imagen de la bestia. Si no lo haces, serás excluido de la sociedad. Si lo haces, serás condenado al infierno para siempre (Apocalipsis 13-14). El juicio de Dios será derramado sobre este malvado sistema, y ​​eventualmente se colapsará con la ‘caída de Babilonia’ (Apocalipsis 18).

Mucha gente resistirá al Anticristo y se volverá hacia Cristo durante el periodo de la tribulación (Apocalipsis 7). Estos enfrentarán persecución a manos de la bestia (Apocalipsis 13.9-10). Muchos de ellos serán asesinados, aunque también habrá sobrevivientes que se mantendrán fieles a Jesús, rechazarán la marca y sobreviran.

Este tiempo terrible en la historia de la tierra culminará con la guerra de Armagedón y la Segunda Venida de Cristo a la tierra (Apocalipsis 16.12-16, 19.11-21), cuando Él destruya al dominio de la bestia y “el reino de este mundo” se convierta en el reino de nuestro Dios y de su Mesías que “reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 11,15).

Al tiempo de Su regreso, Jesús vendrá como Rey de reyes y Señor de señores con todo el poder de Dios a Su disposición. Arrojará a la bestia y al falso profeta al infierno. Él regresará con todos los verdaderos creyentes que han muerto durante la era de la iglesia. Serán resucitados y se unirán a los que estén vivos en el rapto de la iglesia (Judas 14-15, Apocalipsis 19.14, Zacarías 14.5, 1 Tesalonicenses 4.15-18). Jesús resucitará a todos los creyentes del Antiguo Testamento (Daniel 12.1-3, 13) y todos los que fueron asesinados durante el tiempo de la tribulación (Apocalipsis 20.4).

Los que sobrevivan físicamente a la tribulación serán reunidos en el juicio de las “ovejas y los cabritos”, cuando ‘los cabritos’ (los incrédulos) serán expulsados de la tierra y ‘las ovejas’ (los creyentes) entrarán en el reino mesiánico y repoblarán la tierra durante el reino milenario del Mesías (Mateo 25.31-46).

El Señor Jesús asumirá entonces Su gobierno Mesiánico, gobernando el mundo desde la Jerusalén restaurada y trayendo paz y justicia al mundo (Isaías 2.1-4, Zacarías 14, Apocalipsis 11.15, Apocalipsis 20).

Durante este periodo de tiempo, el diablo estará amarrado en un lugar llamado ‘el abismo’ y no podrá engañar a la gente que vive en la tierra. Al final de ese periodo, será liberado durante un tiempo y saldrá, reunirá a aquellos que se rebelen contra el Señor para la batalla final (Apocalipsis 20.7-10). La Biblia indica que nacerán hijos de sobrevivientes que se hayan salvado durante el periodo de tribulación, y que algunos de estos pecarán contra el Señor a pesar de vivir en un mundo mucho mejor (Isaías 65.20, Zacarías 14.17-19, Apocalipsis 20.8).

Es en este punto cuando Dios ocasionará el fin del mundo y del universo entero y cuando creará los cielos y la tierra nuevos donde los redimidos vivirán para siempre:

10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Entonces los cielos pasarán con gran estruendo, los elementos ardiendo serán deshechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. … 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

2 Pedro 3.10-13

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más. 2 Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo. 3 Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron.»

Apocalipsis 21.1-4

Aquellos que no sean redimidos, cuyos nombres no estén en el Libro de la Vida, serán juzgados en el juicio del Gran Trono Blanco.

Cualquiera cuyo nombre no se halló inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.

Apocalipsis 20.15

Eso es lo que sucederá cuando llegue el fin del mundo.

Entonces, ¿qué pasa con los 1007 años?

Los 1.007 años de los que hablo en mi respuesta a la pregunta: ¿Se va a acabar el mundo algún día? solo pueden cumplirse si el período de la Tribulación comienza este año, lo cual, muy probablemente no sea así. Digo ‘al menos 1.007 años’, pero es muy probable que sea más larga la duración. ¿Cuánto queda? No lo sabemos. Porque hay otro acontecimiento que tendrá lugar. Y, acerca de este, no sabemos el día ni la hora en que sucederá. Podría ocurrir mañana, o podría tomar muchos más años.

Este acontecimiento se conoce como ‘El Rapto de la Iglesia’. Se describe en 1 Tesalonicenses 4.16-18:

16 El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.

1 Tesalonicenses 4.16-18

Cuando esto ocurra, aquellos que hayan muerto creyendo en Jesucristo y aquellos que todavía estén vivos en el momento en que suceda, serán arrebatados sobrenaturalmente para encontrarse con el Señor en el aire (fuera de la tierra, en un espacio celestial). Entonces, nuestros cuerpos mortales serán transformados en cuerpos inmortales, ya no estarán sujetos a la enfermedad, al envejecimiento o a la muerte (1 Corintios 15:50-58). Desde ese momento, estaremos con el Señor para siempre. Donde Él esté, nosotros también estaremos. Si Él está en el cielo, estaremos con Él en el cielo. Si Él regresa a la tierra, regresaremos con Él a la tierra. Valdrá la pena estar allí, donde Él esté, ya que será una experiencia gloriosa. Adondequiera que Él no esté, la vida será horrible.

Según Mateo 24.36-44, este acontecimiento sucederá en una fecha desconocida y, por ello, debemos estar preparados a que suceda en cualquier momento.

36 »Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37 Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, 38 pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. 40 Entonces estarán dos en el campo: uno será tomado y el otro será dejado. 41 Dos mujeres estarán moliendo en un molino: una será tomada y la otra será dejada. 42 »Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. 43 Pero sabed esto, que si el padre de familia supiera a qué hora el ladrón habría de venir, velaría y no lo dejaría entrar en su casa. 44 Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Mateo 24.36-44

Los cristianos que creen en las profecías de los últimos tiempos mantienen diferentes puntos de vista acerca de cuándo tendrá lugar este evento. Algunos dicen que antes o al final, a mediados del período de Tribulación de siete años. Consulte el gráfico adjunto.

Si el rapto sucede antes de la tribulación, podría suceder en cualquier momento; ahora mismo. Por lo tanto, debemos estar preparados ahora para este acontecimiento como dijo Jesús:

Por tanto, también vosotros estad preparados, porque el Hijo del hombre vendrá a la hora que no pensáis.

Si sucede a mediados o al final de la Tribulación, no puede suceder hasta que hayan ocurrido ciertos acontecimientos profetizados para el período de la Gran Tribulación, por lo que no puede suceder de manera inminente. He escrito un estudio llamado el ‘Curso Omega‘ (en inglés) que está disponible y que analiza las tres opciones, pero que también concluye con la noción del rapto pre- tribulación como el más probable.

No sabemos el día ni la hora en que sucederán estas cosas. Debemos estar preparados para la inminente venida del Señor. También debemos estar listos para sufrir por Él si así lo requiere.

Existe otro factor interesante acerca del momento preciso en que tales acontecimientos ocurran y que investigamos en el siguiente artículo.

Tony Pearce

Add comment