Light for the Last Days

¿Qué edad tiene el mundo?

“… el mundo está destinado a existir durante seis mil años. Durante dos mil años el mundo fue desperdicio, ya que la Torá aún no se había entregado. El siguiente conjunto de dos mil años es el período de tiempo de la Torá . El último conjunto de dos mil años es el período designado para los días del Mesías, pero debido a nuestros muchos pecados hay esos años que se les han quitado, es decir, , tal y cual años ya han pasado y se han tomado de los dos mil años que están designados para el Mesías, y el Mesías aún no ha llegado.”

Talmud b. Avodá Zará 9a

Esta declaración se encuentra en el Talmud b. Avodá Zará 9a. El Talmud es el texto central del judaísmo rabínico y la fuente principal de ley judía.

Un artículo en el sitio web israel365.com nos explica esto:

‘El Talmud (Tratado Avodah Zarah 9a) establece que el mundo durará 6.000 años. Estos se dividen en tres períodos: durante los primeros 2000 años, el mundo estuvo vacío, durante los 2000 años siguientes, el mundo existió “en la Torá”, y los últimos 2000 años serán la edad en la que el Mesías pueda venir, dependiendo de las acciones de la humanidad. Al final de los 6.000 años, el Mesías vendrá, aunque la humanidad no esté preparada.’

israel365.com
https://www.israel365news.com/110117/scientist-recalculates-time-til-end-of-days/

Se dice que los 2000 años de desolación son el tiempo desde Adán hasta Abraham. Se dice también que los 2000 años de la Torá son el tiempo desde Abraham en adelante, que luego conduce a los 2000 años de la era mesiánica. Según este cómputo, los últimos 2000 años de esta era deberían ser el tiempo del Mesías.

El comentarista judío medieval, Rashi, explica esto diciendo:

“Después de los 2000 años de la Torá, Dios decreta que venga el Mesías, y que la generación malvada llegue a su fin y la subyugación de Israel se termine”. No ha venido aún según Rashi, porque los pecados de Israel son muchos.

Rashi

Rashi dice que el Mesías no vino a causa de nuestros pecados, pero los Evangelios nos dicen que precisamente por eso vino Yeshua/Jesús el Mesías. Vino a salvarnos de nuestros pecados, cumpliendo la profecía de Isaías 53.6:

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él [el Mesías] el pecado de todos nosotros… Por medio de violencia y de juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue arrancado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

Isaías 53.6 & 8

Los judíos y gentiles mesiánicos creen que Él vino en la persona de Yeshua ha Mashiach, Jesucristo. Por lo tanto, ahora estamos en la era posterior a la primera aparición del Mesías, que sucedió hace unos 2000 años. Y estamos llegando al final del período de 2000 años cuando vemos que suceden eventos que Jesús dijo que serían las señales del fin de la era y de Su regreso a la tierra en la Segunda Venida.

El Talmud no es escritura inspirada por Dios, pero hay un pasaje en la Biblia que también apunta a un período de 2000 años relacionado con las apariciones del Mesías.

El profeta Oseas habla de un tiempo cuando Israel será apartado de los propósitos de Dios pero volverá al Señor al final de los días. Oseas 3.4-5

Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, buscarán a Jehová, su Dios, y a David, su rey; y temerán a Jehová y a su bondad al fin de los días.

Oseas 3:4-5

El rabino David Kimchi (1160-1235) comentó acerca de Oseas 3:

“Estos son los días del presente cautiverio de los gentiles en los que vivimos bajo el poder de los gentiles, y bajo el poder de sus reyes y príncipes, y en que vivimos sin sacrificios a Dios y sin imágenes de dioses falsos, y sin efod y sin terafines – sin efod de Dios con el cual podríamos predecir el futuro con Urim y Túmin y sin terafines a dioses falsos. Esta es la condición de los hijos de Israel en este cautiverio presente.”

rabino David Kimchi

El tiempo de Israel en la historia

Este tiempo de desolación iba a durar “muchos días” (hebreo Yami rabbim), un largo período de tiempo de dispersión judía entre las naciones. Esto llegará a su fin cuando los hijos de Israel regresen a su tierra y busquen al Señor David su rey (David aquí representa al Mesías hijo de David / Mashiach ben David, una designación hebrea del Mesías).

Los comentaristas han apuntado cómo se aplica esto al período de dispersión judía que siguió a la destrucción del Templo en el año 70 de nuestra era. Desde el punto de vista cristiano, esto también fue consecuencia del rechazo de Yeshua como Mesías por parte del judaísmo mayoritario y señaló el nacimiento de la verdadera iglesia formada por judíos y gentiles que creyeron en Jesús como Mesías. La profecía de Oseas (y las de muchas otras de profetas hebreos) indica que habrá un regreso del pueblo judío al Señor en los últimos días de la era. Otros profetas conectan este acontecimiento con la revelación de Yeshua como Mesías (ver Zacarías 12.1013.1, 14.3-9).

En Oseas 5.14-15 leemos que el Señor le habla a Israel, diciendo:

Porque yo seré como león a Efraín y como cachorro de león a la casa de Judá; yo, yo mismo los despedazaré, y me iré; los arrebataré, y nadie podrá librarlos. »Volveré luego a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro. ¡En medio de su angustia me buscarán!»

Oseas 5.14-15

Yeshua el Mesías vino aquí, a la tierra, específicamente a la tierra de Israel y al pueblo judío. Sufrió el rechazo y fue crucificado tras un juicio injusto ante el Sanedrín y ante el gobernador romano Pilato. Después de Su muerte, resucitó de entre los muertos y se apareció a Sus discípulos judíos durante 40 días, antes de regresar a Su lugar (el cielo), dando a Sus discípulos la instrucción de llevar Su mensaje a todo el mundo. En este pasaje el que regresa a Su lugar dice que permanecerá allí (en el cielo) “hasta que reconozcan su ofensa” (el rechazo del Mesías).

Jesús profetizó que habría una dispersión del pueblo judío y un gobierno y control gentiles sobre Jerusalén después de Su venida y hasta el tiempo justo antes de Su regreso. Esto corresponde con el contenido del pasaje de Oseas

yo, yo mismo los despedazaré, y me iré; los arrebataré, y nadie podrá librarlos.

En Lucas 21, Jesús profetizó la próxima caída de Jerusalén en el momento de la revuelta judía contra los romanos que ocurrió en el año 70. Esto resultaría en la dispersión del pueblo judío entre las naciones del mundo:

»Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea huyan a los montes; y los que estén en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos no entren en ella, porque éstos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. Pero ¡ay de las que estén encinta y de las que críen en aquellos días!, porque habrá gran calamidad en la tierra e ira sobre este pueblo. Caerán a filo de espada y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.

Lucas 21.20-24

La profecía de que Jerusalén sería pisoteada o gobernada por los gentiles “hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan”, habla del continuo control de los gentiles sobre Jerusalén a lo largo de esta era hasta el tiempo del fin cuando regrese el pueblo judío a Israel y esta se convierta en el centro del gobierno de Dios en la tierra después del regreso del Mesías Jesús. La actual restauración de Israel como nación con la reunión del pueblo judío en la tierra de Israel y en Jerusalén es una señal de la próxima venida del Mesías (Ezequiel 36, Jeremías 31, Zacarías 12, Lucas 21.24).

Este proceso comenzó con los eventos de la restauración de Israel como nación en 1948 y la captura de la Ciudad Vieja de Jerusalén en 1967. Finalizará con la Segunda Venida de Jesús. Este será el final de los “tiempos de los gentiles” (gobierno de los gentiles sobre Jerusalén) como se profetiza en Daniel 2.44-45 y Daniel 7.13-14, y Zacarías 12-14.

Israel, en su incredulidad, fue puesto a un lado en lo que respecta las promesas de salvación de Dios, pero sigue siendo un pueblo listo para su restauración a Dios al final de esta era. Hay escrituras que indican que después del rapto de la iglesia, Israel y el pueblo judío se convertirán en el centro de los propósitos de Dios que conducen al regreso del Mesías. Jesús indicó que, en el momento de Su regreso, Su pueblo lo saludará con el saludo judío ‘

Baruch ha ba be shem Adonai’ ‘Bendito el que viene en el nombre del Señor’.

Ver Zacarías 12.10, Mateo 23.39.

En Oseas capítulo 6 hay un llamado a volver al Señor y una promesa de que Él nos revivirá:

Venid y volvamos a Jehová, pues él nos destrozó, mas nos curará; nos hirió, mas nos vendará. 2 Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará, 3 Esforcémonos por conocer a Jehová: cierta como el alba es su salida. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana viene a la tierra.

Oseas 6.1-3

Esto representa un reconocimiento de la mano de Dios en el juicio sobre Israel, y de una llamada al arrepentimiento y al retorno al Señor. Entonces Él revertirá la obra del juicio (Él ha desgarrado, Él ha herido) y traerá un tiempo de sanidad y de restauración. En el versículo dos dice:

Después de dos días nos hará revivir, al tercer día nos levantará

Una interpretación del “tercer día” aquí es que tiene que ver con la resurrección de Jesús de entre los muertos al tercer día. Pero una interpretación alternativa que prefiero es que tiene algo que ver con un marco de tiempo de un período de 2000 años (dos días) llegando a su fin cuando Dios restaurará el reino de Israel al comienzo del tercer día (el día final). período de 1000 años).

En las Escrituras tenemos el concepto del día del Señor como mil años:

Ciertamente mil años delante de tus ojos son como el día de ayer, que pasó, y como una de las vigilias de la noche.

Salmo 90.4

Pero, amados, no ignoréis que, para el Señor, un día es como mil años y mil años como un día.

2 Pedro 3.8

¿Vivimos en los últimos días?

Entonces, ¿indica esto que habrá una brecha de 2000 años entre la primera y la segunda venida del Mesías? Algunos se han apoderaron de esta idea y se entusiasmaron con el año 2000 prediciendo la Segunda Venida. Pero no pasó nada, así que renunciaron a esa idea.

El año 2000 es 2000 años después del nacimiento de Jesús (aunque en realidad Él probablemente nació en el año 4 antes de Cristo debido a un error cometido en los cálculos que pusieron en marcha el calendario que utilizamos hoy en día).

Aunque el nacimiento de Jesús fue un evento maravilloso, no fue el evento que inició la presente dispensación o era, que llamamos la Era de la Iglesia. Después de la muerte y resurrección del Señor Jesús y la llegada del Espíritu Santo en el Día de Pentecostés, vimos la transición de la era de la Torá a la era de la Gracia, mediada por el nuevo pacto y la verdadera iglesia de Jesucristo. Dios puso en marcha la nueva dispensación, a través de la cual Él nos reconcilia consigo mismo por medio de la fe en Jesús, que es el Mesías que murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día. Este mensaje del Evangelio dio a luz a la verdadera iglesia (la ecclesia o llamados de Dios) formada por judíos y gentiles que creyeron y creen en Jesús.

La fecha de la crucifixión y resurrección del Mesías se calcula entre los años 30 y 33 d.C. Esta es la fecha más significativa de la historia, el día en que el Señor Jesús selló el nuevo pacto con Su sangre, por el cual todos los que creen reciben el perdón de los pecados, la vida eterna y llegan a conocer a Dios (Jeremías 31.31-34). Si sumas 2000 años a esta fecha, llegas a 2030 – 2033.

¿Digo diciendo que esta será la fecha del regreso del Mesías a la tierra y del fin de la era como se describe en nuestro artículo anterior? No necesariamente, porque quedan muchos factores desconocidos. Pero tal calculo resulta interesante si consideramos los acontecimientos proféticos que se están acelerando y ya suceden en nuestro tiempo. Si es así, podemos esperar que en los próximos diez años sucedan cosas muy significativas en relación con la profecía bíblica. Es interesante que 2030 es la fecha que la ONU ha fijado para que se cumpla su Agenda 30, lo que podría estar relacionado con el gobierno mundial del Anticristo y no con el gobierno del Mesías.

Cualquiera que sea la fecha de Su venida, el Señor nos dijo que velemos y esperemos Su regreso. Nos advirtió acerca del tiempo de angustia que precederá a Su venida a la tierra y nos dio la esperanza de Su venida para llevarse a Su pueblo con Él.

La gracia de Dios se ha manifestado para salvación a toda la humanidad, y nos enseña que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, mientras aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo. Él se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.

Tito 2.11-14

Tony Pearce

Add comment